EL OSEL, REFLEXIONES SOBRE LA MONEDA ALTERNATIVA DE MURCIA


La economía es la ciencia que estudia la forma en que las sociedades satisfacen sus necesidades materiales, sin embargo, todos los debates económicos en los medios de masas giran entorno a datos como el PIB, la prima de riesgo o los miles de puntos del IBEX, indicadores que influyen bien poco en nuestra vida diaria, porque ninguno de ellos mide la riqueza económica de los trabajadores, si no todo lo contrario.

Como respuesta al desinterés de los dirigentes políticos y sus medios de comunicación por los problemas económicos y sociales de los trabajadores surge la iniciativa de crear una moneda social, el OSEL, y con ella, generar un tejido social de relaciones personales y económicas al margen de las instituciones estatales.

El progreso individualista y competitivo que fomenta el capitalismo nos ha llevado a la actual situación de destrucción social y ambiental. Por contra, nosotros buscamos el desarrollo de la sociedad en su conjunto. Para ello, necesitamos fortalecer nuestro tejido social, ya que es el pilar que posibilita la cooperación, la solidaridad o la fraternidad necesarias para la prosperidad de cualquier comunidad. El OSEL no busca, por lo tanto, meramente el intercambio de productos y servicios, sino la práctica de la ayuda mutua para conseguir una sociedad más humana. Nos necesitamos los unos a los otros y necesitamos la enorme reserva de energía que permanece sin explotar en cada rincón de la sociedad.

En esta economía alternativa podríamos distinguir tres niveles. El primero es el más próximo e incluye a tu familia, amigos o gente de confianza; en este nivel se producen intercambios en donde cada uno da lo que puede y recibe lo que necesita, sin mediación de dinero. El segundo nivel está compuesto por una red de gente cercana, sería la red del OSEL, en él hay intercambios directos con OSELES. En el tercer nivel y más lejano hay gente con poca o ninguna relación y algunas necesidades especiales como puede ser la gasolina, aquí el intercambio se realiza en EUROS. Con el desarrollo del proyecto del OSEL y la fortificación del tejido social el primer círculo debe ir ganando espacio al segundo y el segundo al tercero.

La finalidad de una moneda es facilitar el intercambio de recursos, sin embargo, debido a su estructura, el EURO y todas las monedas estatales, sirven principalmente para mantener la dominación de las élites sobre la mayoría de la población.

Por ello, el OSEL presenta una estructura radicalmente diferente. El EURO está controlado por un Banco Central, dirigido por las élites europeas en su beneficio y fuera del control ciudadano. El OSEL tiene un funcionamiento horizontal: cualquier decisión será tomada entre todos los miembros en la Asamblea. Además, no tenemos una estructura burocrática como el Banco Central, la nuestra está basada en la confianza y la reciprocidad. Creemos que cualquier comunidad debe funcionar en base a la responsabilidad ética y a la libertad de cada individuo y no en base a la burocracia y la represión.

El EURO se puede acumular tanto como cada uno quiera, es decir, una persona puede extraer tanta riqueza como quiera de una comunidad y sacarla para siempre. Como hacen los grandes empresarios cuando se llevan el dinero a paraísos fiscales. Esto sólo dificulta el principio de cualquier moneda: hacer más sencillo el intercambio de recursos, ya que la riqueza generada se concentra en unas pocas manos. El OSEL no permite esto ya que se limita el saldo que cada persona puede tener a .

Pero una diferencia importante en este punto es que el saldo negativo en el OSEL no genera deuda como en el EURO. La deuda es el principal instrumento de opresión en el capitalismo, podemos verlo a nivel personal, por ejemplo, con los desahucios o a nivel macroeconómico con las imposiciones al Estado español. Nosotros asumimos que es necesario que unos estén en negativo para que otros estén en positivo. Por lo tanto, el funcionamiento natural será que continuamente pasemos de tener saldos positivos a negativos y viceversa, sin causar problemas.

Como consecuencia de la inexistencia de deuda, el OSEL no genera intereses, de forma que no se puede especular con ellos. Al contrario, está previsto que exista un mecanismo de oxidación por el cual los OSELES inactivos durante un tiempo determinado irán perdiendo valor. Así se incentiva el movimiento de moneda y se penaliza la acumulación.

En el capitalismo los bancos son la única institución que puede generar dinero, lo hacen cuando dan créditos. Este sistema nos lleva a una escasez crónica de moneda. En el OSEL cualquier persona puede obtener un recurso sin tener un saldo positivo, es decir cualquier persona puede generar su propio crédito, evitando por lo tanto la escasez.

Estas características del EURO que hemos visto, son necesarias para que los trabajadores vendamos nuestro trabajo a aquellos que tienen el dinero. Creándose así, las relaciones de poder que hacen imposible la democracia. El OSEL sienta unas bases radicalmente distintas desde las que poder construir una comunidad basada en la horizontalidad, la solidaridad y la libertad de cada persona para desarrollar todas sus inquietudes.
https://mail.google.com/mail/u/0/images/cleardot.gif


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada